Análisis DAFO

Análisis DAFO: ¿Para qué nos sirve?

Si has estado involucrado en algún proceso de marketing, probablemente te hayas encontrado con las siglas DAFO. Si no tienes ni idea de qué significan y en qué parte de tu empresa tienen sentido, debes seguir leyendo este post.

Vamos a darte un vistazo bastante general de lo que es un análisis DAFO y para qué puedes utilizarlo; al final, podrás adaptar toda la información que te vamos a compartir al entorno en donde se desarrolla tu empresa.

¿Qué es un análisis DAFO?

Para comenzar, considera que como todo proceso empresarial, va a requerir de tu tiempo. Este análisis te obliga como emprendedor a pensar en el presente y futuro de tu empresa, ayudándote a entender qué tipo de acciones debes llevar a cabo para sobresalir en un entorno bastante competitivo. Con él, no solo vas a lograr conocer el desempeño actual de tu empresa; también podrás adelantarte a situaciones a futuro a corto y mediano plazo.

Las siglas DAFO o DAFO significan:

  • F – Fortalezas
  • O – Oportunidades
  • D – Debilidades
  • A – Amenazas

Factores internos y externos

Estos factores a su vez, se dividen en internos –aquellos sobre los cuales tu empresa tiene el control total–  y externos –lo que se producen en el entorno y afectan directamente tus operaciones.

En factores internos podemos encontrar:

  • Staff/Personal
  • Asociados/Inversionistas
  • Lista de clientes
  • Cultura organizacional
  • Metas y objetivos

Mientras que en los factores externos podemos localizar:

  • Regulaciones gubernamentales
  • Proveedores
  • Competencia
  • Situación económica del mercado
  • Tendencias

Un análisis DAFO es básicamente el último gran proceso que vas a llevar a cabo, antes de lanzar tu negocio al mercado.

¿Quién es el encargado de hacer un análisis DAFO?

No te preocupes si no eres mercadólogo o analista profesional; realmente cualquier persona puede hacer un análisis DAFO con los datos necesarios. Como dueño de tu propia marca, tienes todos los conocimientos generales de algunos de los términos antes mencionados, por lo que sea un negocio nuevo o ya con avance en el mercado, este análisis te va a brindar una ventaja competitiva inigualable y un panorama bastante realista de tu entorno.

¿Cada cuánto debe hacerse un análisis DAFO?

Se recomienda que si tu negocio es nuevo, lo realices cada 6 meses durante el primer año de tu funcionamiento. Posteriormente, al ya tener un poco más de experiencia en el mercado, se recomienda que se realice anualmente. Esto te permitirá estar alerta de ti entorno interno y externo, evitando que pierdas contacto con tus clientes, proveedores y hasta con tu competencia.

¿Cómo hacer un análisis DAFO?

No hay formula científica probada para realizar este análisis, pero sí hay ciertos lineamientos que puedes –y te recomendamos– cumplir.

De inicio, debes estar bastante alerta y observar detenidamente todos los factores internos y externos que se relacionen con tu empresa. Con esto, evitar claramente las famosas “predicciones” y generas objetivos más realistas.

Haz una lluvia de ideas

Con los factores en mente, reúne a tu equipo de trabajo (marketing, ventas, tú solamente) y genera una lluvia de ideas en donde cada uno exponga qué factores considera están vigentes y cómo se están comportando. Al finalizar, cada uno debe exponer una observación general de su aportación. Determinen en conjunto cuáles son los factores realmente imprescindibles y aquellos que se puedan discutir pero no necesariamente se anexen al análisis.

Si se te complica tener al alcance todos estos factores, puedes dividirlos en categorías y segmentos. Recuerda, siempre mantenlos en internos y externos, positivos y negativos.

Para que hagas un excelente DAFO, conoce más a profundidad a qué se refiere cada uno de los elementos que lo conforman.

Fortalezas

Al ser un factor interno y contar con una naturaleza positiva es  el más sencillo de desglosar. Técnicamente es el que está completamente relacionado con lo que hace más fuerte a la empresa, las ventajas que tiene de inicio a fin.

Algunas preguntas que te pueden ayudar a determinar las fortalezas de tu empresa son:

  • ¿En qué se destaca tu empresa ante la competencia?
  • ¿Cuál es tu principal ventaja competitiva?
  • ¿Cuáles son los recursos que tienes a tu disposición?
  • ¿Qué ventajas competitivas aportan los integrantes de tu empresa (staff)?
  • ¿Con qué valores busca estar asociada tu empresa?
  • ¿Cuáles son las ventajas competitivas que tus clientes mencionan respecto a tu empresa?

Debilidades

Aquí podrás encontrar tanto factores positivos como negativos de tu empresa, pero se mantienen dentro de tu control completamente. Quizá sea el apartado más complicado de llenar porque como dueño debes ser bastante objetivo y reconocer en qué estás fallando o puedes llegar a.

Determínalos con las siguientes preguntas:

  • ¿En qué ámbito tu empresa no destaca?
  • ¿Cuáles son las quejas más recurrentes de los clientes?
  • ¿En qué elementos los competidores de tu empresa son mucho mejor?
  • ¿Qué recursos tienes al alcance?
  • ¿En qué área consideras tienes oportunidades de mejora?

Oportunidades

Estos factores son completamente externos, y son aquellos que tu empresa puede aprovechar de manera positiva.

Encuéntralas con las siguientes preguntas:

  • ¿Qué regulaciones podrían beneficiar a tu empresa?
  • ¿Qué cambios en el mercado pueden mejorar el desempeño de tu empresa?
  • ¿Qué oportunidades tiene tu empresa que probablemente no habías considerado previamente?
  • ¿Qué cambios económicos puedes aprovechar para impulsar el crecimiento de tu empresa?
  • ¿Qué acciones está haciendo tu competencia mal y que tú puedes mejorar?

Amenazas

Completamente externos, estos factores son los que dañan tu empresa sin piedad. Están fuera de tu control y lo único positivo de ellos es que al conocerlos, puedes crear un plan de contingencia.

Determina cuáles son con las siguientes preguntas:

  • ¿Quiénes son tus competidores directos y actuales?
  • ¿Cuáles son tus competidores más recientes y potenciales?
  • ¿El tamaño de tu mercado está disminuyendo? ¿Por qué?
  • ¿Los costos de tus bienes, insumos, etc. están aumentando?
  • ¿Hay escasez en algún material que afecta tu producción?
  • ¿Cuál es la situación financiera del entorno en donde está tu mercado?

Recuerda que trabajar de manera regular con un análisis DAFO te puede ayudar a no perder contacto con tu equipo, con tu entorno y con tus clientes. Profundiza que estrategias puedes generar a través de tu estrategia de análisis DAFO y, ¡Mucho éxito!

Deja una respuesta

*

Next ArticleAmazon alquilará 20 aviones Boeing para acelerar las entregas